domingo, diciembre 20, 2009

Palabras de domingo friolento

Por temporadas hay silencio.
Creo que entre el pequeño universo que revisa esta lectura, ya saben mis extraños hábitos literarios. Adoro escribir, jamás lo negaré. Sin embargo, este año gregoriano ha sido un periodo de muchos, muchos cambios. Pensé que después de Samhain, las cosas tomarían un orden distinto. Sin embargo, continúa el flujo de la evolución: y en muchas ocasiones en efecto dominó.

Ya me enfrenté a un connato de influenza. Otra vez. Pero aún con lo extraño que se mueve el ejército que conforman defensas (el cual en ocasiones, parece tener un plan táctico más jodido que el de Bush) todo fue una falsa alarma y tan sólo he sido bombardeada con un misil de antibióticos y antivirales. Sí, este no hay sido el mejor periodo para mi salud. He abandonado muchos segmentos que adoro de mi existencia: mi vida gótica nocturna, el desmadre social, el reencuentro con muchos seres con los que he añorado reencontrarme y uno que otro evento que tenía tintes de divertido e interesante. Vaya. Desde este rincón, la percepción sobre mi vida se ve como que extraña. Pero he entendido que todo tiene un porqué. Simplemente, no puedo negar que añoro muchos aspectos que se han visto mermados por el efecto dominó. Vaya, hasta mi dualidad ha estado en riesgo. Con todo y lo interesante que estaba tornando.

Decía un amanecer que todo tiene su momento y su emoción. Coincidó con él. Y en mi existencialismo aún estoy disfrutando los instantes más sencillos y hasta la fragilidad de mis sentidos.

Quise el día de hoy, reencontrarme con la suave dulzura del teclado. Mostrar la magia que sólo las letras, invocan.

Sí, hay evolución en este torbellino de cambios. Pero hay algo que prevalece: mi amor hacia las palabras.

3 comentarios:

Bella come sempre dijo...

Hola Gio!!! Tenía rato que no te leía. Disfruta de la reflexión que sólo da la enfermedad.

Saludos y un abrazo navideño

JULIA CUÉLLAR dijo...

ALBIE,

Muchos sin saber de ti, gracias por escribir en mi blog, ahora que te leo entiendo que también estás en una vorágine de cambios. Lo único certero siempre será el amor a las palabras, ahí coincidimos plenamente. No sé qué fechas celebras, pero para mí estas fechas son de renovación y deseo que en este tránsito de energías todo salga bien para ti. Un abrazo y cuídate, que estar enfermo no es divertido. SALUDOS.

Dawn A.G. BlackRaven dijo...

Alo Erika! Muchas gracias por pasar a visitarme!! sí, la enfermedad me hizo reflexionar mucho, y de hecho fue el detonante para volverme a sumergir en mi blog. Te mando un gran abrazo y los mejores deseos!


Alo Julia! Yo también te agradezco escribir en mi blog. Me he desaparecido por ráfagas estos meses, porque de cinco meses para acá, la vida me puso muchos retos, de los que aún sigo aprendiendo cada día. Me ha dado alegrías, me ha dado lágrimas, me ha dado decepciones, también me ha dado amor... todo es una dualidad en donde converge mi existencia y sé que tiempos mejores vienen en camino.

Es curioso, aunque celebro el Año Nuevo Pagano con mucho orgullo por toda la renovación que le provoca a mi espíritu, no puedo dejar de compartir con quienes amo estas fechas...Hoy, ha sido un día extraño por ejemplo, pero sé que también es parte de ese crecimiento que tengo que experimentar. A seguir adelante.

Muchas gracias a ambas por los buenos deseos. La salud, anda en mejoría. Y pronto estaré 100% en óptimas condiciones.

Saludos y mucha paz!!